3 Técnicas Efectivas Para Calmar Mi Ansiedad

Como calmar mi ansiedad, es la condición de salud mental más común, que afecta a la mayoría de la población en un momento u otro en la vida. Aunque esta es una de las condiciones más debilitantes, muchas personas actúan como si fuera completamente natural. Este es un término general para varios trastornos que causan nerviosismo, miedo, aprensión y preocupación. Estos afectan la manera en que las personas se sienten, comportan e incluso llegan a manifestar problemas físicos reales.

Este síntoma leve es vago e inquietante, mientras que la severa puede ser extremadamente debilitante, teniendo un impacto serio en la vida diaria. Perjudica las relaciones interpersonales y disminuye la capacidad de tomar decisiones racionales, así como realizar el trabajo diario.

¿Como calmar mi ansiedad con 3 técnicas?

Como calmar mi ansiedad

 

  • Respiración del vientre: La primera y más simple directa manera de calmarla es algo que se hace todos los días. El problema es que cuando se está en una crisis, se respira de una manera que realmente puede empeorar la situación. La respiración rápida y superficial reduce la cantidad de oxigeno que está entrando en el sistema lo que te hace sentir aturdido y ansioso.

Para practicar la respiración del vientre:

  1. Siéntate cómodo, pon una mano en el estómago y una en el pecho
  2. Respira lenta y profundamente para que la mano sobre el estómago se eleve, no la del pecho

Se necesita práctica, así que trata de encontrar uno o dos minutos varias veces al día. Si esperas hasta que estés realmente ansioso, no tendrás los mejores resultados. Practica cuando no lo estés para que funcione cuando lo necesites.

  • Permanecer en el presente: Esta es una condición que está orientada al futuro. Tiende a que la persona se preocupe por lo que podría suceder pensando siempre en el “¿qué pasaría si?” que nunca podrá ser contestada en el momento. Lo triste, es que estas sacrificando tus momentos felices pensando en el incontestable.

Cuando te encuentres ansioso:

  1. Considera lo que estás pensando
  2. ¿Está ocurriendo aquí y ahora? Si no, cambia el enfoque en ese mismo momento
  3. Experimenta ese momento con todos tus sentidos y regresa a tu yo en el ahora
  • Cambia tu auto-charla: Cuando se está ansioso, de seguro tiendes a hablar contigo mismo, o a pensar de manera muy negativa. Estos mensajes negativos alimentan la emoción, lo que a su vez aumenta los pensamientos catastróficos y así sucesivamente.

Cuando los pensamientos ordenan que te dirijas al desastre, es natural que el cuerpo responda con una mayor vigilancia, ritmo cardíaco acelerado y músculos tensos. El simple hecho de cambiar los pensamientos cambia automáticamente la respuesta del cuerpo a un estado más tranquilo.

¿Por qué tengo este síntoma?

  • Trauma de eventos como abuso, victimización o la muerte de un ser querido
  • Estrés en una relación personal
  • Estrés sobre las finanzas, trabajo, escuela
  • Falta de oxígeno en zonas de gran altitud
  • Efectos secundarios de medicación
  • Síntomas de una enfermedad médica
  • Intoxicación por una droga ilícita
  • Predisposición genética
  • Niveles anormales de ciertos neurotransmisores en el cerebro

Síntomas de esta patología

Síntomas de esta patología

 

  • Cognitivos: Problemas de memoria, incapacidad para concentrarse, falta de criterio, pensamientos ansiosos, preocupación constante, ver sólo lo negativo.
  • Emocionales: Mal humor, irritabilidad o temperamento corto, agitación, incapacidad para relajarse, depresión o infelicidad general, incapacidad, sentido de soledad y aislamiento para relajarse.
  • Físicos: Ganancia de grasa, diarrea o estreñimiento, nauseas, mareos, dolores, latidos cardíacos rápidos, pérdida del deseo sexual, resfriados frecuentes.
  • Conductuales: Dormir demasiado o muy poco, comer mucho o menos, aislarse de los demás, dedicación plena o descuido de responsabilidades, uso de alcohol, cigarrillos o drogas, hábitos nerviosos como mordedura de las uñas.

Esto no sólo te está afectando a ti, sino también a tu entorno social y familiar. Es por ello que necesitas aprender a identificarlos y controlarlos. Una vez que el cuerpo se condiciona a responder de cierta manera, es difícil cambiar esa respuesta.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.