Como Calmar El Dolor De Huesos: 4 Remedios Naturales

Las incomodadas que se producen en toda la estructura ósea son muy comunes en pacientes de mediana edad o en adultos mayores; esto debido a la degeneración que sufre algunas partes del organismo conforme avanza la edad y que, desgraciadamente, las piezas oseas no escapan de estas; como calmar el dolor de huesos cuando se produce la disminución de longitud y anchura de los mismos producto de edad, en general, viene acompañado de un dolor que va desde el leve hasta el punzante.

Pero, además de ello, no solo estos grupos son los que pueden experimentar este tipo de patología. Los jóvenes, debido a una vida sedentaria, muy poca actividad física o, por el contrario, a actividades físicas muy intensas, pueden desarrollar esta anomalía interna que, como en caso anterior, puede degenerar la calidad de vida del portador al impedir parte de sus actividades diarias.

4 Remedios caseros para el dolor de huesosRemedios caseros para el dolor de huesos

  • Cola de caballo: Entre muchas otras propiedades, ayuda a la creación del tejido conjuntivo óseo que, a su vez, promueve la aparición del cartílago que recubre la mayor parte de la superficie de todas las piezas óseas. Debes colocar a hervir una taza con un par de ramas de esta planta y, al menos, beberla una vez al día (de preferencia en ayunas).
  • Ortiga: Posee propiedades diuréticas que contribuirá a eliminar todos aquellos líquidos que se depositan en las inmediaciones de las articulaciones; una vez drenados estos, el dolor disminuirá y las piezas se moverán con mayor facilidad. Debes beber tres tazas de estas al día alternándolas antes de cada comida para recibir mayores beneficios.
  • Aceite de eucalipto: Esta vez, para ser aplicado de forma externa, pueden intentar hacer masajes focalizados en las zonas en donde presentes mayor tensión. Ayudará a liberar el estrés acumulado y, por ende, se experimentará menores cuadros con malestar.
  • Ulmaria: Planta con propiedades antiinflamatorios, diuréticas y anticoagulantes. Debes colocar a hervir sus flores por diez minutos y luego proceder a beberla un total de cuatro veces al día. Además de ello, puedes probar también con compresas en el área en donde se sienta mayor molestia o, si se prefiere, tomar baños calientes con extractos de esta maravillosa planta.

4 Causas del dolor de huesosComo calmar el dolor de huesos

  • Infección: Es muy posible que se trate de un cuadro de infección que está atacando a tu organismo y que, a su vez, se ha desplazado a esta parte del organismo. Si se trata de esto, de seguro vendrá acompañado de los demás síntomas característicos de estas (fiebre, escalofríos, dolor de cabeza). Su tratamiento es a base de antibióticos y, si se ataca desde el principio, no debería pasar a mayores.
  • Insuficiencia hormonal: Provocada por el inicio de un tratamiento para contrarrestar otra patología o por ciclos naturales como la menopausia, la insuficiencia hormonal (sobre todo en los primeros días) puede desencadenar, entre otros síntomas, una leve incomodidad en las piezas óseas. Aunque este disminuye en dos o tres días por sí solo, puedes amainarlo con los tratamientos que te reseñamos más abajo.
  • Lesiones: Debido al uso excesivo de fuerza, por movimientos repetitivos o por albergar mucha tensión en la zona, los huesos pueden estresarse a tal forma que, sin necesidad de una fractura o un quiebre, desencadenan cuadros de dolor agudos y muy intensos. Son comunes en deportistas extremos o en trabajos de carga pesada.
  • Cáncer de huesos: Siendo, como ves, el más serio de la lista, este tipo de cáncer en sus etapas primarias presenta este síntoma como detonante fundamental para su diagnóstico. Aunque es más común de lo que crees, casi con seguridad se trata de alguno de los tres ya citados por los que solo deberás acudir al especialista si, una vez implementado los tratamientos reseñados aquí, aún persiste con reiteración los molestos síntomas.

Puedes probar con sesiones de yoga, estiramientos, meditación o hasta acupuntura para, de esta forma, reducir el estrés provocado por el dolor y tratar de disminuir lo más posible sus síntomas. Te repetimos que, de persistir con insistencia esta molestia, deberás acudir cuanto antes al especialista para que el evalúe con mayor efectividad cuál podría ser su causante directo.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.